El iraquí Omar Faraj Saeed al Hardan, de 24 años de edad y residente legal como refugiado en Estados Unidos desde 2009, quería volar con bombas por lo menos dos centros comerciales de Houston.

Por ese motivo, entre otros, un juez federal de la ciudad espacial encontró a Hardan el martes 18 de octubre culpable de los delitos de proveer apoyo, material o recursos a una organización terrorista extranjera y enfrenta una pena de hasta 20 años en cárcel en una prisión federal y una multa de 250,000 dólares.

La masacre que planeó Hardan nunca se perpetró pues las autoridades del FBI, de manera conjunta con policía de Houton (HPD), entre otras agencias de la ley, detectaron sus planes en 2014 gracias a un informante y lo detuvieron en enero de 2016 antes de que lo hiciera. Hardan estaba motivado por su simpatía con la organización terrorista del Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés).

Omar Faraj Saeed al Hardan, según los documentos del Departamento de Justicia consultados por MundoHispánico, llegó a Estados Unidos en 2009 proveniente de dos campos de refugiados iraquíes en Jordania e Irak. Luego de que llegó, el gobierno le concedió la residencia permanente el 22 de agosto de 2011 siempre residiendo en Houston.

En abril de 2014, agentes federales comenzaron a investigar a Hardan porque comenzó a comunicarse con un hombre de California que, según las investigaciones, el joven creyó que estaba asociado al Jabhat al-Nusra, un brazo armado radical terrorista de Al Qaeda que opera en Siria y Libia. Según las investigaciones, Hardan había discutido con ese hombre la posibilidad de ir a Siria y luchar en las fuerzas de Jabhat al-Nusra.

Los agentes del FBI descubrieron que en junio de 2014 Hardan se vinculó con un informante confidencial al que le expresó su deseo de viajar para apoyar al ISIL en su llamada yihad, un decreto religioso de guerra según las organizaciones radicales.

Hardan también expresó que quería ser entrenado en la construcción de detonadores para explosivos y que su intención era saber cómo usar los teléfonos celulares como detonador a control remoto. Incluso se adiestró para hacer esos implementos siguiendo instrucciones de formación que encontró en internet.

Lealtad al terror

El 5 de noviembre de 2014, Hardan realizó su juramento de lealtad al ISIL, dice el documento en el que se basa su culpabilidad, y detalla que el joven junto con el informante tuvieron una hora de entrenamiento con armas automáticas, como rifles AK-47, e inclusó el iraquí expresó que quería uno de esos rifles.

Durante las investigaciones de dos años por agentes del FBI, descubrieron que Hardan había hecho muchas declaraciones de apoyo al ISIL en diversas redes sociales.

“Quiero explotarme a mí mismo. Quiero viajar con los muyahidin (guerreros santos). Quiero viajar para estar con aquellos que están en contra de Estados Unidos. Estoy en contra de Estados Unidos”, escribió Hardan, según los documentos de la corte, en una de sus declaraciones de apoyo al ISIL. Incluso el joven dijo de forma evidente que quería viajar a Siria para participar en la insurgencia.

Con todas esas pruebas en contra un juez federal permitió que los agentes especiales de una fuerza de tarea del FBI, en cooperación con el HPD, y agentes de Homeland Security Investigations fueran a detener a Hardan en enero de este año.

Los agentes descubrieron en su casa discos compactos con instrucción sobre cómo construir detonadores, una lista de oración para la yihad, cómo convertirse en un mártir de su causa y una bandera del ISIL. Hardan fue encontrado culpable, pero el juez federal le dictará sentencia hasta enero del próximo año.