En la madrugada de este lunes, medios locales de Australia reportaron la muerte de cuatro personas de nacionalidad colombiana, incluidos dos niños,en el interior de una vivienda de la calle Sir Thomas Mitchell Drive en Sídney.

Los fallecidos, de acuerdo con las autoridades, fueron identificados como Fernando Manrique, de 44 años, su esposa, María Claudia Lutz Peña–de 43- y los niños Eliza y Martín, de 11 y 10 años respectivamente.

La Policía confirmó que los cuerpos sin vida fueron encontrados sin signos de violencia a las 11:20 a.m. Cada uno estaba ubicado en diferentes espacios de la casa. Al predio habrían ingresado dos agentes, con máscaras y medidores de gases, para ubicar a la familia. En la casa también fue encontrado el cuerpo sin vida de la mascota de la familia.

“Es demasiado pronto para sacar conclusiones (…) Esta es una investigación muy seria, dos niños pequeños han muerto, y dos adultos”, indicó Dave Darcy, superintendente jefe en Northern Beaches.

“Nadie vio nada en ese momento, nadie ha sido testigo de esto y nos puede decir lo que pasó”, agregó y confirmó que se estudia un posible caso de asesinato y suicidio en la vivienda del barrio Davidson.

La Cancillería se pronunció sobre el caso y afirmó que los familiares “están siendo asistidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores tanto en Australia como en Colombia”.

Según medios locales, la preocupación creció luego de que los niños y la señora Lutz Peña no asistieran a la Escuela Católica de Santa Lucía en el sector de Wahroonga. Una llamada del director de la institución alertó a las autoridades que posteriormente encontraron la trágica escena.

Asimismo, Fernando Manrique esperaba reunirse en Filipinas, durante un viaje de negocios, con un grupo de empresarios. Manrique trabajaba en una empresa de logística desde el 2012, según detalla el Daily Telegraph. El medio también detalló que Manrique tenía un MBA de la Universidad de Macquarie.

Testimonios recogidos por medios locales indicaban que Manrique y Lutz eran “una pareja que siempre saludaba en el vecindario”.

Adicionalmente, el director de la escuela, Warren Hopley, calificó a María Lutz como “alguien que siempre estaba dispuesta a ayudar”.

De momento, la policía aseguró que la autopsia y los estudios de toxicología determinarán las causas de la muerte.