Sergio Llull se ha convertido en el gran protagonista de la semana. Su exhibición ante los Thunder el lunes despertó de inmediato el interés que los Houston Rocketstienen desde haces años en el menorquín. Basta con recordar el tuit que escribió Daryl Morey, su general manager, tras el encuentro. Y su partidazo este jueves en Valencia no ha hecho otra cosa que redoblar la inclinación de la franquicia texana hacia a él. Si por los Rockets fuera, Llull sería ahora mismo jugador suyo“,escribe Marc Stein (ESPN).

Es más, el periodista contradice las informaciones que sitúan en más de diez millones de euros la cláusula de salida del menorquín. “Es asumible”, afirman las fuentes que en Estados Unidos alegan conocer los detalles del contrato que el base firmó en el verano de 2015 al renovar con el Real Madrid: hasta 2021, cobrando algo más de dos millones anuales. “El precio de su rescisión con destino NBA no es ni de lejos tan elevado como dice la prensa española“, aseguran las fuentes consultadas.

Nunca puedes cerrar la puerta a la NBA, la mejor Liga del mundo, pero ahora estoy muy contento en el Real Madrid“, respondía el jugador en rueda de prensa sobre su futuro tras brillar ante Oklakoma City. Salvo inverosímil giro de los acontecimientos,lo único seguro es que Llull vestirá este curso 2016-17 la camiseta blanca con el objetivo de “lograr más títulos”. Lo que suceda el próximo verano será otra historia. Los Rockets redoblarán sus esfuerzos para lograr que el internacional español dé el salto. “Seguirán tratando de convencerle“, relata Stein. Mientras, el Real Madrid confiará en que el jugador valore el gran esfuerzo que el club realizó en 2015 para retenerle. Además del factor sentimental: hay pocos jugadores más queridos por el público del Barclaycard Center que Llull. Continuará…