Tres jóvenes procedentes de Guáimaro, provincia de Camagüey, y residentes en la localida de Houston Texas, se vieron involucrados ayer domingo en un fatal accidente de tránsito, en el cual perdió la vida uno de ellos, y los otros dos se encuentran hospitalizados.

La noticia dada a conocer por el sitio Cubanos por el Mundo, da cuenta de que al parecer uno de ellos, Bladimir Mariño Jiménez, alias Toli, era quien sin licencia de conducción se encontraba manejando el vehículo Mazda, color rojo, cuando terminaron estrellándose. Según la fuente que reportó el incidente al referido medio, los jóvenes habrían ingerido bebidas alcohólicas.

El occiso, nombrado Vladimir Nuñez, era un joven cubano que había llegado recientemente a los Estados Unidos luego de efectuar la peligrosa travesía a pie por varios países latinoamericanos y centroamericanos. Al igual que los otros dos se encontraba esperando la residencia. Pero esta no llegó a él; como quizás tampoco le llegue a Mariño Jiménez, pues las autoridades norteamericanas suelen tomarse muy en serio este tipo de delitos, y seguramente, a pesar de que Jiménez era un gran amigo de Nuñez, deberá responder por la muerte de este último. Por el momento, se encuentra bajo arresto por manejar ebrio y sin licencia de conducción.

El otro ocupante del auto, Yeniel Benitez, se recupera en el hospital.

La fuente reveló que el impacto fue tan grande que, Nuñez, quien se encontraba sentado en el asiento trasero del auto en el momento del impacto salió proyectado por el parabrisas y cayó contra el pavimento.

Se encontraba con vida cuando llegaron los servicios de emergencia, pero su cuerpo no resistió minutos más tarde en el hospital al cual fue trasladado.