El movimiento Librotraficante emprendió una caravana en autobús desde Houston hasta Austin, la capital de Texas, para protestar en contra del libro Mexican American Heritage.

Aproximadamente 70 personas de la ciudad espacial fueron a testificar en una audiencia ante los legisladores de Austin sobre los problemas que existen en el texto.

“El libro, número uno, nace de una persona que no es experto en estudios “mexicoamericanos”, y número dos, omite que las mujeres hayan sido parte del movimiento para liberar a Texas”, dijo César Espinosa, director ejecutivo de la organización Familias Inmigrantes y Estudiantes en la Lucha (FIEL) en Houston, que se unió a esta lucha.

“Número tres, habla de que los mexicanos éramos flojos, que no nos gustaba trabajar el lunes, que teníamos una ética de trabajo mala y lo dice explícitamente el texto del libro”, añadió.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, se mostró a favor de los manifestantes, y es que el 6 de septiembre expresó por medio de un comunicado de prensa su fuerte oposición a la aprobación del libro, que actualmente esta bajo consideración para el año escolar 2017.

“He leído partes del libro, así como opiniones de expertos en historia y estudios mexicano-estadounidenses. En resumen, creo que este texto es ofensivo”, dijo el alcalde Turner. “El propósito del material no es destruir nuestro sistema educativo, para empujar una agenda ideológica o para difundir inexactitudes, los estereotipos y errores de nuestra historia”.

Se espera que haya otra audiencia en noviembre, en donde se tomará la decisión de aprobar o no el libro.