Republicanos desencantados con la candidatura presidencial de Donald Trump planean ofrecer una alternativa conservadora, la del ex asesor en la Cámara de Representantes y ex oficial de la CIA Evan McMullin, anunció este lunes su campaña. McMullin no pudo ser contactado de inmediato para comentar.

McMullin será presentado como una opción para los conservadores que no respaldan a Trump y que continúan firmemente en contra de la candidata demócrata, Hillary Clinton, aunque sus posibilidades de éxito en la elección del 8 de noviembre son cercanas a cero. (Vea el video: Las campañas antiTrump se toman las redes sociales)

“En primera instancia, se está presentando por un profundo amor por su país y porque entiende el verdadero tipo de liderazgo estadounidense necesario para ser comandante en jefe”, declaró su campaña.

Trump, quien este lunes anunció que eliminará impuestos si resulta electo presidente, fue nominado como candidato del Partido Republicano formalmente el mes pasado tras superar a 16 rivales en las primarias, pero muchos ven con recelos sus políticas, como su propuesta de prohibir temporalmente la entrada de musulmanes al país y su retórica a menudo ofensiva. McMullin nunca ha ejercido un cargo de elección popular y es un personaje desconocido para los votantes. Además de carecer de una fuente rápida de dinero para su campaña, enfrentará obstáculos inmediatos para incluir su nombre en suficientes sufragios como para convertirse en un candidato serio.

Texas, por ejemplo, requiere que candidatos de otros partidos obtengan más de 79.000 firmas de residentes que no votaron en las primarias republicanas ni demócratas. Y el plazo para eso fue a comienzos de mayo. Los plazos para entrar en los sufragios también ya se cumplieron en los grandes estados de Carolina del Norte, Illinois y Florida.

Lo mejor que puede esperar McMullin es jugar el papel de aguafiestas de Trump en un puñado de estados, mermando la capacidad del magnate de ganar estados generalmente proclives a los candidatos republicanos.