Apple tendrá mucho que demostrar cuando anuncie sus ingresos. Existe una disparidad cada vez mayor entre Apple, la compañía que fabrica iPhones y Macs, y Apple, la acción. A Apple, la compañía, le está yendo muy bien. A las acciones de Apple, no.

Cuando Apple publique su actualización financiera trimestral el jueves, los analistas de Wall Street predicen que Tim Cook dirá que su compañía vendió un récord de 76 millones de iPhones y 6 millones de Macs durante el último trimestre de 2015.

Es por eso que se espera que Apple haya ganado la increíble cantidad de 18.200 millones de dólares en ingresos en el último trimestre. Eso sería un récord, no solo para Apple, sino para cualquier compañía estadounidense… en la historia.

Así que la manzana brilla más que nunca.

Sin embargo, las acciones han bajado un 29% desde su punto máximo, el cual Apple alcanzó hace 11 meses. Han bajado un 9% este mes solamente.

¿Qué ocurre?

Los inversorsionistas son un grupo caprichoso. A los accionistas de Apple no les interesa mucho qué es lo que la compañía ha hecho por ellos últimamente. En cambio, se están dejando llevar por el pánico en relación a que Apple podría no ser capaz de mantener su electrizante ritmo de crecimiento en el futuro.

Su mayor preocupación es que Apple se está convirtiendo rápidamente en una empresa que depende únicamente de un área: el 63% de los ingresos totales de la compañía provinieron de las ventas del iPhone del trimestre pasado, frente al 56% del año anterior.

Eso es preocupante, porque existe evidencia en relación a que la demanda por el iPhone está bajando.

Los proveedores de Apple, entre ellos ADI, Qorvo, Cirrus, Catcher, Largan, Dialog y Samsung, han declarado que la demanda por el iPhone es débil. Ellos dijeron que Apple ha reducido los pedidos de sus componentes en hasta un 70%, según el analista de Nomura Jeffrey Kvaal.

Kvaal cree que eso se traduce en una demanda por el iPhone en Estados Unidos y Europa, la cual disminuyó entre un 5% a 10% el trimestre pasado. Eso probablemente fue contrarrestado por la demanda china del iPhone, la cual cree, aumentó en un 10% el trimestre pasado… aunque incluso ese crecimiento es más bajo que los trimestres anteriores.

gettyimages-476363120

Apple vendió 75 millones de iPhones en el último trimestre de 2014, y los analistas de Wall Street ahora creen que las ventas del iPhone de la compañía se están acercando peligrosamente a caer en el último trimestre de 2015: 10 de 33 analistas ENCUESTADOS por Factset han bajado sus pronósticos de venta del iPhone para este año.

Si las ventas del iPhone caen año con año, esto marcaría la primera vez —en la historia— que eso ha ocurrido.

LAS EXPECTATIVAS DE VENTAS PROMEDIO DE LOS ANALISTAS HAN BAJADO ESTE AÑO EN500.000 millones de dólares, y los pronósticos de ganancias bajaron en 100 millones de dólares. Las acciones de Apple han sido bajadas de categoría 15 veces por distintos analistas en 2016 solamente.

Sin embargo, las bolas de cristal de los analistas están notoriamente empañadas. Apple tiene el hábito de sorprender a los analistas: la compañía ha derrotado las expectativas de ingresos de Wall Street en 12 trimestres consecutivos.

Incluso si las ventas e ingresos del iPhone bajan, aun se registrarían las segundas ganancias trimestrales más grandes en la historia de las empresas estadounidenses, y el segundo número más grande de teléfonos inteligentes que cualquier compañía ha vendido en un período de tres meses. Solo Apple podría alcanzar eso y aún lograr tener un trimestre decepcionante.

Sin embargo, si las acciones de Apple alguna vez van a salir de su caída reciente, la compañía de Apple va a tener que poner a algunos de sus huevos en otras canastas. Las ventas del iPad siguen bajando, el Apple Watch no ha despegado de una manera significativa, y la Mac sigue siendo un producto nicho.

No es por falta de intentos. Apple se ha asociado con IBM para finalmente hacer que las Mac y los iPads lleguen a los lugares de trabajo. Y ha creado un conjunto irresistible de aplicaciones y servicios, como iMessage, FaceTime, iCoud, Apple Music y AirPlay, los cuales hacen que dejar Apple sea difícil para los clientes.

Si Apple puede sacarse otros trucos de la manga para seguir fortaleciéndose, podemos esperar que las acciones den un giro. Si sus finanzas comienzan a venirse abajo, los temores de los inversionistas podrían haber sido justificados.