Cariño especial por México

MEXICO – Los mexicanos comienzan el sábado con rosarios y vigilias los festejos por la beatificación del Papa Juan Pablo II, que hizo de México la nación más visitada en Latinoamérica durante su pontificado, mientras otros países de la región preparan diversos actos de celebración.

La Iglesia católica mexicana comienza con un rosario en la Basílica de Guadalupe, uno de los santuarios desde los que se planea hacer el domingo enlaces en directo vía satélite con Roma donde se realizará la beatificación de Karol Wojtyla, el paso previo a la canonización.

México fue el tercer país más visitado por el Papa después de su patria, Polonia, y Francia.

Representantes eclesiales mexicanos preparaban también la bendición de una plaza dedicada a Juan Pablo II y la develación de una placa conmemorativa de las cinco visitas que realizó a territorio mexicano.

Las reliquias del pontífice

La Basílica de Guadalupe también inaugurará una exposición de las reliquias del Pontífice y habrá una vigilia juvenil que concluirá la madrugada del domingo, justo para seguir en pantallas gigantes la transmisión de la ceremonia de beatificación desde el Vaticano.

Pero en México también se suscitó uno de los casos más controversiales para la imagen de Juan Pablo II, por casos de sacerdotes pederastas cuando el fundador de una orden influyente de la iglesia Católica, Marcial Maciel de los Legionarios de Cristo, fue acusado de abusar sexualmente de niños.

Además de México, otros de los países latinoamericanos que más visitó fueron Brasil, a donde acudió en cuatro ocasiones; estuvo tres ocasiones en República Dominicana y Guatemala, y dos en Argentina, Nicaragua, El Salvador, Perú y Venezuela.

En algunos países de América Latina también se anticipaban diversas misas en honor del llamado Papa “viajero”, quien dedicó a la región 18 de sus 104 viajes por el mundo.

En sus visitas a Latinoamérica, Juan Pablo II estuvo en 26 países y Puerto Rico.

‘Un cristiano ejemplar’

En Ecuador se han anunciado misas, incluidas algunas en un parque de Quito y el estadio monumental de Guayaquil, para acompañar la celebración de la beatificación, que tendrá lugar en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

“Es un reconocimiento a un cristiano ejemplar que supo poner en práctica las enseñanzas de Cristo”, dijo esta semana monseñor Antonio Arregui, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

En Perú, los fieles católicos han sido llamados para congregarse en la fortaleza colonial del “Real Felipe”, en El Callo, vecino a Lima, donde se realizará una ceremonia eucarística. Allí se mandó edificar una estatua en tamaño natural del Papa Juan Pablo II.

En Bolivia, visitada en una ocasión, se reeditó un libro con mensajes del Papa en su visita de 1988 y para el domingo la catedral de La Paz tendrá una misa conmemorativa de la beatificación.

Guatemala, que recibió al Papa en tres ocasiones, la Iglesia católica tenía previsto proyectar la noche del sábado un DVD sobre las últimas dos visitas y para el domingo una caminata en la plaza capitalina del Obelisco hasta el monumento dedicado a Juan Pablo II para dar paso a una misa de acción de gracias en su honor.

En Colombia, la Iglesia ha preferido posponer los actos de celebración a Juan Pablo II hasta julio, el mes en que en 1986 visitó la nación sudamericana. Para ese momento se develará un busto en bronce de 2,8 metros de altura.

Venezuela, visitada por el Papa en dos ocasiones, tiene previsto realizar el domingo una multitudinaria misa en la Plaza Brion de la capital y otras ciudades del interior, además de la develación de pinturas y un busto en su honor.

En Chile, país que visitó una vez durante la dictadura de Augusto Pinochet, la diócesis capitalina convocó a una misa en la catedral que será oficiada por el arzobispo Ricardo Ezzati.

Autoridades de algunos países latinoamericanos asistirán a la ceremonia de beatificación, incluidos el presidente mexicano Felipe Calderón y el hondureño Porfirio Lobo.