Mujeres y niños entre las víctimas

BOGOTÁ – Las lluvias no dan tregua en Colombia y el viernes las autoridades confirmaron que al menos 11 personas murieron cuando sus casas fueron sepultadas por un alud, lo que elevó a 56 la cifra de fallecidos por las lluvias en lo que va de abril, en comparación a siete víctimas fatales en el mismo mes del 2010.

El derrumbe de la jornada sepultó al menos tres casas y dañó otras 10 en la madrugada en una zona rural del municipio de Florián, en el departamento de Santander y a 133 kilómetros al norte de Bogotá.

“Se presentó un deslizamiento y hasta el momento tenemos un registro de 11 personas fallecidas”, dijo en entrevista telefónica César Urueña, director nacional de socorro de la Cruz Roja Colombiana.

Entre las cadáveres rescatados están los de tres mujeres, así como los de tres niños de entre siete y cinco años de edad, dijo por su parte el coronel Mario Pedroza, director de la policía en Santander.

Como el movimiento y caída de tierra desde la colina no ha cesado, se ordenó la evacuación de al menos 60 personas del sitio, agregó el oficial en entrevista telefónica.

Las lluvias ya habían provocado el aumento del cauce de un río el jueves que desencadenó un alud de lodo y tierra arrastrando un autobús con 20 personas y lo sacó de la vía haciéndolo caer en un precipicio entre Manizales y Bogotá, una región del centro del país.

Desde el jueves y hasta el mediodía del viernes se habían recuperado 16 cadáveres de los ocupantes del bus y otros cuatro seguían desaparecidos, de acuerdo con un reporte de la Dirección Nacional de Atención y Prevención de Desastres, del Ministerio del Interior.

Saldo negro

Hasta la tarde del jueves la Dirección Nacional de Atención de Desastres tenía datos de 45 personas muertas –incluidas las 16 víctimas halladas del bus– sólo en lo que va del mes de abril en distintas partes de Colombia y debido a las lluvias.

Como se han producido en las últimas horas otros incidentes, como el de Florián, la Dirección no había ofrecido el viernes un balance definitivo.

Para abril del 2010, los muertos ocasionados por las lluvias fueron siete, según la Dirección.

La primera temporada de lluvias en Colombia generalmente comienza a fines de marzo y se extiende hasta finales de junio y la segunda va desde septiembre hasta mediados de diciembre.

Pero desde el segundo período de lluvias del año pasado y por un intenso fenómeno de La Niña –o corrientes frías en el Pacífico–, los chubascos no han parado y aunque hubo algunos intervalos secos, la nueva temporada invernal está causando constantes daños.

La temporada invernal del segundo semestre del 2010 y hasta ahora ha sido la más intensa desde que el oficial Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) y sus agencias predecesoras llevan registros hace 42 años.